Centenario de la Constitución de 1917

Comparte información!

El 14 de septiembre de 1916, a su regreso de Veracruz, Venustiano Carranza retoma el poder interino y expide un decreto para convocar la formación de un Congreso Constituyente con el objetivo de reformar la Constitución de 1857. El 21 de noviembre de 1916 en Querétaro se inaugura el Congreso y días después el 1ro de diciembre de 1917, se inician las sesiones en el teatro Iturbide de Querétaro.

En tanto en el sur, en Morelos para las fuerzas zapatistas, que continúan luchando contra los carrancistas, la situación es complicada, no existen pausas. Desde el año anterior, 1916, habían venido tratando de evitar las frecuentes deserciones y traiciones que dentro de las fuerzas al mando de Emiliano Zapata se estaban acumulando. Muchos generales zapatistas se encontraban confusos y no descartaban la posibilidad de arreglarse con los federales para pasarse al bando carrancista. Los zapatistas se encontraban en una situación delicada, aunque tampoco podía soslayarse que se habían podido mantener exitosamente en la escena política y militar. El regreso de Carranza a la presidencia venía a inquietar a los generales más débiles y los hacía dudar respecto a la pronta derrota del constitucionalista y preguntarse si valía la pena continuar en una lucha que no tenía futuro prometedor. Las tensiones se fueron acumulando en el cuartel zapatista de Tlaltizapán y estas se transformaron en intrigas entre propios zapatistas; Manuel Palafox, secretario de Emiliano y Antonio Díaz Soto y Gama, proclives a los arreglos políticos, eran los principales intrigantes y tenían entre sus principales enemigos a Lorenzo Vázquez y Otilio Edmundo Montaño Sánchez, sus otrora hombres de confianza. La presencia tanto de Otilio como de Lorenzo habían venido a menos en el cuartel y de alguna manera estaban siendo sustituidos por los perfumados de la ciudad, Palafox y Gama, que habían ganado prácticamente toda la confianza de Emiliano, como algo que comentaban la mayoría de los generales zapatistas. Para sacarlo del centro de acción Otilio fue enviado a Guerrero por orden de Díaz Soto. Mientras que Lorenzo prácticamente pasaba inadvertido en el Cuartel. Emiliano lo sabía, estaba confiando demasiado en quienes no debiera.

La esencia de estas reformas era establecer un amplio sistema de garantías democráticas y de mecanismos jurídicos para su protección. Desde la apertura del Congreso se produjo una división entre la tendencia progresista o avanzada y la tendencia conservadora. Los discursos comenzaron sobre la base del proyecto enviado por Carranza, este proyecto era una simple reforma de la Constitución liberal de 1857 en una serie de aspectos de organización política y no incluía ninguna de las conquistas y demandas en la Convención como resultado de la revolución.

En la discusión se definieron dos corrientes; una conservadora que apoyaba la propuesta de Carranza y la otra radical o jacobina, que apoyaba a Obregón que deseaban introducir reformas políticas y sociales más radicales, entre ellas; insertar un sistema de garantías democráticas y mecanismos jurídicos; otorgar exclusividad al Estado en materia educativa quitando injerencia religiosa o privada; nacionalizar las riquezas del subsuelo, la minería y el petróleo, limitar el derecho de la propiedad privada; establecer un sistema de garantías y derechos del trabajador, entre otros aspectos.

Uno de los principales dirigentes de tendencia jacobina fue Francisco José Mújica que con apoyo de diputados centristas e independientes tenía mayoría en el Congreso.

Aunque no se consiguió una Constitución completamente liberal sí se integraron artículos importantes, entre ellos; el 3ro, sobre la educación; el 27, sobre la tierra y la propiedad del subsuelo; el 123, sobre los derechos de los trabajadores; el 130, sobre la secularización de los bienes de la iglesia.

En esencia con estos artículos se conformaría una nueva Constitución. Manteniendo el artículo 39 de la Constitución de 1857, que establece; “que el pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de gobierno”. Es así como el 31 de enero de 1917 es aprobada la Constitución.

El mismo Carranza trató de reformar los artículos 3, 27, 123 y 130 enviando proyectos para su modificación. Finalmente en el teatro de la República en la Ciudad de Querétaro, el 5 de febrero de 1917 es promulgada. Incluye 9 Títulos, que contienen 138 artículos y 19 transitorios. Así su vigencia iniciaría el 1ro de mayo, el mismo día en que Carranza toma el poder.

Aunque en los recientes años ha tenido una gran cantidad de modificaciones aún conserva parte importante de su esencia original, y de su restante contenido también se ha reformado o limitado, sin aceptarlo como tal, su efecto con las leyes secundarias.

Ricardo Flores Magón. En un aniversario, el 5 de febrero de 1903, de la entonces Constitución de 1857, se refería a su aplicación y hacía una crítica en el hijo del ahuizote, que viene muy a propósito; “ todo aquél que esté libre de pecado que arroje la primera piedra acerca de la Constitución, y seguía diciendo; cuando ha llegado un 5 de febrero más y…la justicia ha sido arrojada de su templo por infames mercaderes y sobre la tumba de la Constitución se alza con cinismo una teocracia inaudita ¿para qué recibir ésta fecha, digna de mejor pueblo, con hipócritas muestras de alegría? La Constitución ha muerto y al enlutarnos hoy con esa frase fatídica, protestamos solemnemente contra los asesinos de ella, que con escarnio sangriento al pueblo que han vejado, celebren éste día con muestras de regocijo y satisfacción”.

Comentario muy a modo que se revive por los tiempos que vivimos.

…..Una revuelta en Buenavista de Cuellar, en el estado de Guerrero que el mismo Zapata salió a controlar dejó dos sucesos trágicos y conmovedores. Finalmente en un desacato de las fuerzas al mando de Vázquez, porque estas sólo reconocían el mando de éste, entonces se le consideró como traidor y a sus fuerzas como sublevados. El 7 de mayo desde el Cuartel General se anunció que había sido ahorcado por traición. De esa circunstancia Otilio también fue acusado de incitador principal, luego fue detenido y como traidor también fue considerado culpable por una corte marcial, integrada por Palafox y Díaz y Gama. Zapata incluso consideraba perdonarlo, como se lo dijera al secretario de Justicia y como también escuchara a los zapatistas que abogaban por perdonarlo, si su acusación y culpabilidad no fuera la traición. En Tlaltizapán 18 de mayo de 1917, a medio día sería fusilado, el compadre de Emiliano.